jueves, 29 de agosto de 2013

2013 Rolex Farr 40 World Championship. Las Claves del éxito: coordinación y trabajo en equipo

Precisión: “Determinación, exactitud, puntualidad, concisión”. 

Ver el vídeo AQUÍ

La precisión es la clave del éxito en cualquier deporte, tanto si se trata de obtener el perfecto swing en golf, el trazado idóneo en automovilismo o un estudiado ace en tenis; todos ellos exigen absoluta exactitud. En un deporte en equipo como la vela, la precisión individual y colectiva es indispensable, especialmente cuando compites con una tripulación de diez miembros en una de las clases más agresivas y competitivas del mundo.
Los 15 equipos del Rolex Farr 40 World Championship 2013 disputado en Harbour Court, la sede de verano del New York Yacht Club (NYYC) en Newport (Rhode Island, Estados Unidos), son conscientes de lo que hace falta para triunfar en esta competición. La coordinación y el trabajo en equipo van de la mano. Las pruebas barlovento-sotavento son cortas y rápidas, y todos a bordo deben saber lo que hacer en cada momento si no quieren quedar fuera de juego. 

©Rolex / Daniel Forster

Perfecta coreografía
Las regatas de Farr 40 se realizan en cortos recorridos barlovento/sotavento que requieren un buen número de maniobras, sencillas para el ojo desentrenado, pero que exigen grandes dosis de coordinación y talento. Aunque una tripulación de diez miembros pueda parecer numerosa para un barco de 40 pies de eslora (12,2 metros), nadie a bordo descansa.
Antes de salir al agua, los tripulantes ya están trabajando para preparar el barco para la batalla: revisar todo, estibar velas y material… Entonces es tiempo de hablar sobre el recorrido, condiciones meteorológicas, navegación, estrategia y táctica. La “salida” de la regata comienza mucho antes de que suene la señal desde el barco del Comité. Los entrenadores se afanan en comprobar la línea de salida y en revisar los últimos ensayos; los oficiales de regata realizan mediciones y marcan el recorrido. La zona alrededor de la línea de salida es un hervidero. Las tripulaciones tienen los sentidos alerta.
En la conocida como señal de atención, que marca la cuenta atrás para la salida, los regatistas comienzan su ensayada coreografía: estrategas, tácticos, timoneles, proas, trimmers, pianos, grinders, palos,… todos se preparan para la acción; saben perfectamente lo que hacer, cómo y cuándo. Las órdenes se suceden, ya sean verbales o visuales, desde la proa y hasta la popa de cada barco. Ya no habrá descanso hasta cruzar la línea de llegada, y no se permite el mínimo error. En caso de que algo inesperado ocurra, el equipo al completo reacciona y todos actúan al unísono para solucionar el problema. El ganador suele ser aquel grupo que completa esta compleja consecución de movimientos de la manera más precisa y exacta posible.

Juego en equipo
De acuerdo con el armador del Barking Mad, el estadounidense Jim Richardson, triple ganador del Rolex Farr 40 Worlds y actual presidente de la Farr 40 Class, el trabajo en equipo y la coordinación están intrínsecamente relacionados: “En términos de trabajo en equipo intentas construir una tripulación capaz de competir al más alto nivel; en términos de coordinación, todos tus esfuerzos se centran en la preparación. Intentamos no dejar nada al azar. Cada día de regata, cualquiera puede ganar y cualquiera puede perder. La consistencia es clave. Lo que realmente quieres es llegar al último día con alguna oportunidad de ganar”.
El veterano de America’s Cup Terry Hutchinson es el táctico a bordo del barco de Richardson: “Coordinación y trabajo en equipo están directamente relacionados. Cuanto mejor sea la coordinación de la tripulación, mejor será el trabajo en equipo. Si te desconcentras, es sorprendente el impacto que ejerces sobre el rendimiento del barco. Si te retrasas apenas un par de segundos en la salida, las repercusiones son enormes. Yo canto la cuenta atrás de cada maniobra porque resulta realmente crítico que todos comiencen su trabajo en el momento justo. Prácticamente todo en el barco requiere la máxima precisión”.
Vasco Vascotto, táctico a bordo del italiano Enfant Terrible, coincide con su rival: “El trabajo en equipo es una de las cosas más importante en cualquier deporte. En un Farr 40 tienes que estar muy coordinado y organizado. Somos diez a bordo, y cada uno tiene que esforzarse por hacer el mejor trabajo posible para que lo demás funcione. Si alguien no empuja en la dirección correcta, afecta a todos los demás”.
Perfección y precisión estuvieron muy presentes en la primera jornada del Rolex Farr 40 Worlds 2013. ElCharisma de Nico Poons se anotó las tres primeras mangas del campeonato, una hazaña considerable. “Sabía que era posible, pero tres victorias consecutivas es bastante impresionante”, confesaba un sorprendido Poons. La práctica lleva a la perfección, aunque de acuerdo con el armador monegasco: “El equipo funciona como una máquina bien afinada y todos están muy motivados. La comunicación a bordo es constante”. 

©Rolex / Daniel Forster

Guerra sin cuartel
De acuerdo con Gavin Brady, táctico del campeón del Rolex Farr 40 Worlds 2011, el australiano Transfusion de Guido Belgiorno-Nettis, la flota de Farr 40 nunca deja de mejorar. Destaca la manera en que los barcos cruzan la línea de salida al unísono: “Para conseguir algo así necesitas trabajo en equipo, un perfecto manejo del barco y cinética, y la coordinación tiene que ser absoluta”.
Después de un período apartado de la clase, el danés Jens Christiansen, táctico del Nanoq de S.A.R. el Príncipe Federico de Dinamarca, explica cuán duro tienen que trabajar su coordinación para no quedar descolgados en el competido campo de este Mundial: “Sabemos lo crucial que resulta acertar y lo difícil que es conseguirlo. Nos ha sorprendido lo agresivas que se han vuelto las tripulaciones. Es evidente que algunas de ellas han navegado mucho y que conocen muy bien sus barcos, lo que les permite apretar realmente duro”. 

©Rolex / Daniel Forster

Atención al detalle
La mayoría de los equipos de Farr 40 cuentan con un entrenador. El sudafricano Jonathan “Jono” Swain entrena a la tripulación del estadounidense Groovederci de John Demourkas: “La coordinación es primordial, especialmente en las salidas. Ensayo con el equipo lo mismo cada día para que entren en la rutina”.
Swain opina que una buena preparación incluye trabajo en tierra. Al final de cada jornada organiza una reunión de todos los miembros del equipo: “Normalmente, si se han cometido errores durante la regata ya han hablado de ellos a bordo, pero me gusta ir más allá de los detalles puramente deportivos”. Marcado por su gran experiencia como regatista de vuelta al mundo, Swain vigila de cerca aspectos como la nutrición y la hidratación. Todo influye en el correcto funcionamiento de la máquina.
A veces, las cosas no ruedan de manera tan fluida como estaba planeado y las tripulaciones tienen que reaccionar rápidamente. Dave Gerber, uno de los profesionales a bordo del defensor del título, el Flash Gordon 6de Helmut Jahn, explica lo importante que es estar preparado para cualquier eventualidad, tanto buena como mala. “Normalmente practicamos para afrontar cualquier error inesperado o cualquier rotura. Ensayamos cómo solucionar el problema y así poder seguir en regata. Todos saben exactamente lo que se deben hacer en ese tipo de situaciones”. La preparación previa resulta esencial para garantizar precisión y exactitud.

En buenas manos
Dado el esfuerzo que los equipos realizan para competir al máximo nivel, la dirección de regata debe responder con igual diligencia. Una vez más, se repiten los términos: coordinación y trabajo en equipo. Lo explica el director de regata del Rolex Farr 40 Worlds 2013, Peter “Luigi” Reggio: “En la secuencia de pre-salida todo tiene que ser perfecto y debes acertar en los tiempos. Si cometes un error, tienes que parar la regata y comenzar de nuevo”. Y eso afecta a todos.
Para el equipo que consistentemente acierta en cada salida, ejecuta perfectamente cada maniobra, sigue la mejor estrategia y minimiza los errores, el premio a la coordinación y al trabajo en equipo está asegurado.
El Rolex Farr 40 World Championship es un campeonato muy valorado en el mundo de la vela de competición. El ganador recibe el codiciado trofeo de campeón del mundo y un Rolex Yacht-Master conmemorativo de su hazaña, justo premio a la precisión en el campo de batalla.



Propiedad intelectual
Los textos, los comentarios, las obras, las ilustraciones y las imágenes que se reproducen en el sitio www.lamarsalada.info están sujetos a derechos de autor y de la propiedad intelectual aplicables en todo el mundo. Cualquier utilización será constitutiva de violación de la Propiedad Intelectual y será sancionada en debida forma, salvo que medie autorización previa de www.lamarsalada.info
Queda terminantemente prohibido cualquier reproducción, redistribución o redifusión, total o parcial, de lo publicado en www.lamarsalada.info
Si están autorizados los enlaces desde otros sitios WEB y/o Redes Sociales siempre que no se haga con ánimo de lucro.
©Luis Fernandez