sábado, 22 de agosto de 2015

Los colosos del mar ‘Rising Sun’ y ‘Sunrays’ coinciden en el Club de Mar Mallorca

El primer megayate perteneció al magnate Larry Ellison y es con 138 metros de eslora el sexto más grande del mundo. El segundo, diseñado por Bjorn Johansson, está considerado como uno de los barcos más lujosos del Planeta.

El casco de 138 metros de eslora y 19 de manga del ‘Rising Sun’, el superyate cuya historia está vinculada al magnate de la electrónica Larry Ellison, descansa estos días sobre el espejo de agua de la bahía de Palma, en los pantalanes del Club de Mar Mallorca. El lujoso yate que mandó construir el fundador y copropietario de Oracle Corporation, hoy propiedad del productor de cine David Greffen, amarró en las instalaciones del club mallorquín el pasado martes y se espera que permanezca en la isla hasta el lunes, 24 de agosto. Esta no es la primera vez que la embarcación recala en la isla, aunque sí la primera que comparte amarre en el club mallorquín con otro coloso del mar, el ‘Sunrays’. El barco de 85 metros de eslora, uno de los más lujosos del mundo, tiene confirmada su entrada en el Club de Mar Mallorca este sábado.


Diseñado por Jon Bannenberg, el ‘Rising Sun’ (Sol Naciente) fue un encargo del propio Larry Ellison. El multimillonario estadounidense encomendó los trabajos a los astilleros alemanes Lürssen, encargados de trabajar también en el yate de su directo competidor en Microsoft, Paul Allen. La leyenda dice que Ellison dio órdenes para que el suyo fuera mayor y el ‘Rising Sun’ se convertía con sus 138 metros de eslora en el sexto yate privado más grande del mundo, con 18 metros más que al de Allen.
El lujo de la embarcación se concreta en los 82 departamentos internos que posee, así como en la cancha de baloncesto que se localiza en la popa, la sala de cine y el gimnasio que posee entre otras comodidades. Además, el barco está dotado de un generador de energía cuya potencia podría asegurar el abastecimiento de una población de cincuenta mil habitantes.
Ellison vendió el ‘Rising Sun’ en 2001 a David Geffen, productor de cine y teatro y filántropo de las artes, poco después de que el ‘Musashi’ viera la luz en las instalaciones de Feadship (Holanda), un barco de dimensiones menores, 88 metros de eslora, pero de características similares al increíble megayate que puede verse estos días en Palma.


El Club de Mar Mallorca recibe también este fin de semana al ‘Sunrays’, el coloso de acero y peculiar casco de color verde jade construido a partir de un diseño de Bjorn Johansson. Encargado por el magnate indio Ravi Ruia a la prestigiosa firma holandesa Oceanco, el yate fue botado en marzo de 2010 y se caracteriza por un diseño elegante y vanguardista tanto en el exterior, mientras que el interior es una oda a los materiales exóticos y naturales, obra de Terence Disdale, que se combinan en un espacio muy versátil. Esta es una de las características más destacadas de esta lujosa embarcación, que permite modificar los espacios en función de las necesidades gracias al uso de puertas deslizantes que también puedan quedar ocultas. El barco cuenta además con cinco cubiertas para alojar hasta 16 invitados, salón spa reconvertible a sala de cine, helipuerto propio, comedor adaptable a s ala de vídeo conferencias y una gran suite con terraza panorámica. Ascensores de cristal permiten la comunicación entre estos espacios.

Fuente: Prensa Club de Mar


Propiedad intelectual
Los textos, los comentarios, las obras, las ilustraciones y las imágenes que se reproducen en el sitio www.lamarsalada.info están sujetos a derechos de autor y de la propiedad intelectual aplicables en todo el mundo. Cualquier utilización será constitutiva de violación de la Propiedad Intelectual y será sancionada en debida forma, salvo que medie autorización previa de www.lamarsalada.info
Queda terminantemente prohibido cualquier reproducción, redistribución o redifusión, total o parcial, de lo publicado en www.lamarsalada.info
Si están autorizados los enlaces desde otros sitios WEB y/o Redes Sociales siempre que no se haga con ánimo de lucro.
©Luis Fernandez